Vinos de Tenerife

La naturaleza volcánica de sus suelos y la perfecta adaptación de las cepas a los numerosos microclimas de la Isla han convertido a Tenerife en una reserva vitivinícola de excepción. A esto hay que unir el hecho de que sea parte importante del patrimonio cultural isleño, arraigado entre sus gentes, con alta expansión del conocimiento y práctica de las tradiciones enológicas, dando lugar a una exquisita diversidad de vinos de gran calidad. Tenerife cuenta con cinco comarcas productoras de vino con denominación de origen, abarcando la superficie total de viñedos de la Isla 8.177 hectáreas.

La comarca de Tacoronte – Acentejo está situada al norte de la Isla, donde disfruta de un clima suave, y cuenta con 40 bodegas. Sus vinos son mayoritariamente tintos, aunque también produce variedades de blancos, rosados y malvasías dulces, entre otros.

En las tierras de medianías y de las cumbres del Valle de Güimar, al sur de la Isla, se cultiva principalmente la variedad Listan Blanco. Los suelos volcánicos y el predominio de los vientos alisios marcan el carácter del vino del valle de Güimar. Además de blancos secos, semisecos y en barrica, los bodegueros de la zona elaboran rosados, tintos, malvasías dulces y, más recientemente, espumosos.

La denominación de origen Valle de la Orotava abarca hoy unas mil hectáreas de viñedos cultivados en una comarca que fue, en el pasado, la cuna del famoso malvasía canario. Hoy, las aproximadamente 50 bodegas de la zona producen blancos, tintos y rosados, preferentemente jóvenes.

En el Oeste se encuentra la D.O. Ycoden-Daute-Isora. Buena parte del cultivo de la comarca está expuesto a los vientos alisios. Esta circunstancia junto con el clima de la zona hace que la vendimia comience con antelación, en el mes de junio. Sus vinos son mayoritariamente blancos jóvenes, aunque también se elaboran tintos, rosados, crianzas y vinos dulces.

Del gran número de horas de sol anuales que disfruta la comarca de Abona resultan unos vinos singulares, mayoritariamente blancos, con mucho cuerpo. También se elaboran tintos, rosados y malvasías. Cerca de 20 bodegas explotan 2.000 hectáreas. Una singularidad de la zona es que algunos de los viñedos están situados a más de 1.500 metros de altitud, lo que los convierte en los más altos de España.

Los vinos blancos se han convertido en los más reconocidos, alcanzando prestigio internacional en certámenes como el Challenge International du vin de Burdeos o el Concurso Mundial de Bruselas. Fueron los primeros vinos producidos en la Isla. Introducidos por los conquistadores, y rápidamente alcanzaron gran fama en Europa, especialmente los malvasías. Hoy, las tres exquisitas variedades de vinos blancos de Tenerife, seco, semiseco y barrica, no faltan en los mejores restaurantes y hoteles de las Islas, y son el perfecto acompañante para los sabrosos platos de pescado y marisco de la gastronomía canaria.

Esta página también está disponible en: Inglés, Alemán

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR