Vilaflor de Chasna

Vi la flor de Chasna. Se cuenta que el nombre de este pequeño pueblo de montaña proviene de la afirmación de un castellano ante la belleza de una joven guanche. Chasna es el nombre que recibía la antigua comarca guanche y que aún conserva. Rodeado por montañas de pinar, descubrimos un paisaje que nos revela su cultura agrícola y su carácter rural. Casas canarias de piedra y teja entorno a la Iglesia y la plaza de San Pedro presidiendo desde lo alto al pueblo. A pesar de situarse en las medianías del sur, Vilaflor es un pueblo de altura: sus 1414m sobre el nivel del mar lo convierten en el más alto de España. Parada obligatoria para los que suben al Teide desde el sur.
Vilaflor de Chasna es un pueblo con 1804 habitantes distribuidos en cuatro núcleos: Vilaflor, La Escalona, Jama e Ifonche. En su paisaje destaca el pino canario, conífera endémica de las Islas Canarias que se caracteriza por su resistencia al fuego. Además, los montes de Vilaflor cuentan con los ejemplares más antiguos de pinar, pudiendo visitar el pino gordo. Digno de mención en el mundo de la botánica, es el más grueso de Canarias con un perímetro que se necesitan nueve personas para abrazarlo y una altura de cuarenta y cinco con doce metros. Su edad oscila entre los 700 y los 800 años.
Entre sus montañas, a 2405 metros de altura se encuentra “el sombrerito”, un conjunto de paredes rocosas que se elevan con forma de sombrero. Esta formación es representativa del lugar. Para los amantes del senderismo, ésta es una ruta muy recomendable aunque algo dura (entre 3 y 4 horas de duración con bastante pendiente) pero recompensada por las maravillosas vistas que ofrece hacia el Parque Nacional del Teide y el sur de Tenerife. Sin embargo, el sendero más visitado de Vilaflor es el Paisaje lunar: formaciones volcánicas que parecen de otro planeta y que han sido creadas debido a la erosión de la capa de ceniza blanquecina.
Si algo diferencia a este municipio es que aún conserva su tradición agraria. Vilaflor ha sido siempre un pueblo agrícola en el que la inmensa mayoría de sus habitantes se siguen dedicando al trabajo de la tierra. Huertas escalonadas en las que se cultivan papas y grandes extensiones de viñedos en la zona meridional forman una estampa propia de otro tiempo. Además las condiciones climatológicas del lugar unidas a la altura de los cultivos proporcionan a sus productos una calidad excepcional.
Vilaflor cuenta con varios hoteles y casas rurales en los que hospedarse y con una variada oferta gastronómica donde degustar productos de la zona. Además de poder practicar senderismo, también existe la posibilidad de realizar excursiones en bici, en quad o para los más atrevidos, lanzarse en parapente.
Recomendamos un relajante paseo por las calles adoquinadas que rodean la Plaza de San Pedro, probar su famoso vino blanco así como degustar los dulces típicos chasneros (tortas, matrimonios, almendrados…) Visitar Vilaflor supone adentrarse en el Tenerife más rural.
Vilaflor está conectado por la autopista del sur TF-1 salida 27 en dirección Arona. La principal vía de acceso es la TF-51, la misma que nos conduce hasta el Parque Nacional del Teide. Asimismo, existen otras carreteras alternativas desde San Miguel de Abona TF- 563, y Granadilla de Abona TF-21. En transporte público, en guagua mediante las líneas de Titsa: 342 Costa Adeje – Las Cañadas del Teide – El Portillo; 474 Granadilla de Abona – La Escalona; 482 Los Cristianos – Vilaflor. O en taxi: desde Los Cristianos (25€ aprox); desde Adeje (30€ aprox)

Esta página también está disponible en: Inglés, Alemán

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies