Resonar del bucio

Desde el año 2009, el icodense Ricardo González ha recuperado el resonar de los bucios en la Noche de San Juan, llamadas antiguamente “las sonadas” o “sonatas de San Juan”. Y ha querido llevar la recuperación de esta tradición al municipio norteño de la Villa de San Juan de la Rambla, por ser un lugar idóneo para el resonar de los bucios, en su auditorio natural (Risco del Mazapé). Con esto pretende que las nuevas generaciones disfruten del uso y costumbres de sus antepasados.

 

El bucio (caracola marina) en Canarias era utilizado como medio de comunicación, como reloj en las jornadas de trabajo, en las plataneras para entrar y salir del trabajo. Igualmente, lo usaban los pescadores para avisarse de que tenían que reunirse para ir a pescar a la trainera. Los pinocheros, como despertador, para ir todos juntos al monte a recolectar la pinocha. También fue utilizado como la prensa rosa de la época, ya que se hacían sonar por las noches, cuando una mujer quedaba embaraza sin ser casada, o le era infiel a su marido. Para alertar del fuego en el monte, para repartir en plan jocoso un animal (burro, macho cabrío, etc) o para avisar cuando había que darle de comer a los animales, lo cierto es que eran muchos y variados los usos de este instrumento de comunicación.

Esta página también está disponible en: Inglés, Alemán

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR