Masca

Masca: Caserío, barranco y playa.
Masca, en Buenavista del Norte, es sin duda una de las grandes maravillas de Tenerife. Desde su caserío hasta la playa, atravesando un profundo barranco flanqueado por inmensas paredes de piedra volcánica.
Caserío de Masca
Dentro del Parque Rural de Teno, en el extremo noroccidental de la isla, se encuentra este caserío de singular belleza, declarado recinto etnográfico y arquitectónico, y una de las mejores muestras de arquitectura natural de Canarias. Allí encontraremos la Iglesia de la Inmaculada Concepción, que data del siglo XVIII, y el Museo etnográfico de Masca, ubicado en una casa acondicionada como museo y centro de artesanía que muestra la gran riqueza cultural, histórica, arquitectónica y artesana del caserío. En su interior se muestran los elementos de la vida cotidiana, además de paneles explicativos, fotografías y reproducciones que nos permiten conocer como era la vida de los habitantes del lugar hasta hace apenas unas décadas. La zona se ha mantenido casi intacta gracias a las difíciles comunicaciones que ha tenido siempre, ya que hasta épocas recientes la única vía de comunicación con el exterior era el Camino de los Guanches, desde El Palmar a Masca y de ahí hasta Santiago del Teide.

El barranco
Desde el caserío se abre un espectacular sendero de aproximadamente 4,5 km de suave pero constante descenso que transcurre por el cauce del barranco. Las caprichosas formas de las rocas y la variedad de flora y fauna entre otras cosas lo hacen uno de los senderos más apreciados de la isla. Se recomienda consultar con antelación la previsión del tiempo, ya que en época de lluvia existen tramos que pueden resultar más complicados.

La playa

Tras un largo camino pocas cosas se pueden agradecer tanto como una paradisíaca playa casi virgen rodeada de abruptos acantilados. La Bahía de masca, se dice, fue antiguamente escondite de piratas, alentados por la inaccesibilidad del lugar. A la playa únicamente se puede acceder a través del sendero o por vía marítima. La vuelta se puede realizar de dos formas, subiendo el sendero hasta el punto de partida, lo que requiere de una buena forma física, o en uno de los barcos que le llevarán al muelle de Los Gigantes. Estas embarcaciones, cuyo acceso se recomienda contratar previamente, añaden a la excursión el atractivo de poder disfrutar de una forma cómoda de unas incomparables vistas de los acantilados, y con suerte, del avistamiento de cetáceos.

Puede llegar al Caserío de Masca en coche por la carretera TF-346 o en transporte público, línea 355: Buenavista – Masca – Valle Santiago. Otra opción será dejar su vehículo en Los Gigantes desde donde podrá trasladarse en taxi hasta Masca.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR