Lucha Canaria

Nobleza, sencillez, destreza, agilidad, admiración al vencedor y respeto al vencido, son algunos de los rasgos característicos de la lucha canaria, un deporte de origen prehispánico que aún hoy goza de gran popularidad en Canarias. La premisa de la lucha es sencilla, desequilibrar al oponente hasta hacerle tocar el suelo con cualquier parte de su cuerpo que no sea la planta del pie. Para ello se utilizan las denominadas mañas, o técnicas, movimiento o conjunto de movimientos con el fin de derribar al contrario sin golpearlo. Pueden utilizarse piernas, brazos y movimientos del cuerpo siempre que respeten las reglas establecidas. Se puede dividir las mañas en tres grupos: mañas de agarre, mañas de bloqueo, y mañas de desvío. La luchada tiene lugar en un terreno de forma circular denominado “terrero”, compuesto por dos círculos concéntricos con unas dimensiones mínimas de 15 y 17 metros respectivamente. Cada equipo está formado por 12 luchadores, los contrincantes se enfrentan generalmente en tres luchas o “bregas”, resultando ganador el que tumba en dos ocasiones a su rival, obteniendo la victoria el equipo que más luchadores mantenga en pie.
En el pasado, la luchada surgía de forma espontánea en zonas rurales después de la jornada laboral, o bien en zonas urbanas donde existiese un terreno adecuado para la práctica del deporte. De esta manera se comienza a bregar de manera individual o formando bandos, y poco a poco se comienzan a generalizar los pequeños desplazamientos entre barrios, municipios, e incluso islas, para competir. El “Primer Reglamento de Luchas Canarias” data de 1925. Sin embargo, no es hasta los años 40 del S. XX que empieza a gestarse la institucionalización de este deporte, creándose la primera Federación de Lucha Canaria, con sede en Tenerife, y aún dependiente de la Federación Española de Lucha (F.E.L.). Ya en el año 1947 se produciría el desdoblamiento provincial, con las Federaciones de Gran Canaria y Tenerife. Finalmente, en 1986, se aúnan todos los reglamentos existentes en el que se conoce como “Reglamento Unificado de la Lucha Canaria”.
En la actualidad, la Lucha Canaria está firmemente asentada en todo el archipiélago, posee una Federación Regional de Lucha Canaria independiente y sedes insulares en cada una de las islas. Cuenta con multitud de seguidores, apoyo institucional, patrocinadores y espacios habilitados para su práctica, garantizando así por muchos años la supervivencia de este noble deporte.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies