El timple

Aunque a primera vista parezca una guitarra de juguete por sus reducidas dimensiones, se trata de “el timple”, un instrumento de cuerda originario de las Islas Canarias. Aunque lo habitual es que sea de cinco cuerdas, también podemos encontrar alguno de cuatro en Tenerife. El timple comparte algunas similitudes con instrumentos americanos como el cuatro, el charango, el ukelele, etc. Su afinación más común es RE LA MI DO SOL.
Sobre su origen existen varias hipótesis. Algunos piensan que procede de los aborígenes, otros que deriva del laúd marroquí, pero la versión más aceptada, mantiene que como consecuencia de la conquista y la inmigración, es una adaptación de las llamadas “guitarras de viaje”. Aun así, y debido a las diferencias entre las antiguas guitarras de viaje y el timple, se le considera un invento canario.
En cuanto a su construcción, los primeros timples aparecen en las islas de Fuerteventura y Lanzarote y datan de finales del S. XVIII. El proceso de creación sigue siendo a día de hoy meramente artesanal. La madera es la materia prima por excelencia para la elaboración de este instrumento, siendo las más apreciadas el moral o el palosanto. Aunque tradicionalmente las clavijas eran de hueso de vaca o camello, hoy es extendido el uso de materiales sintéticos. En la actualidad, y fruto de un proceso de evolución, podemos encontrar timples electroacústicos y de concierto.
Para los aficionados a la música que deseen adquirir un instrumento típico de Tenerife, debemos recomendar por su andadura profesional a Francisco Fariña, Carlos Felix, Franciso de Rosa, Kima o Agrícola Álvarez, todos ellos importantes luthiers de las islas.
Tradicionalmente, el timple ha estado vinculado al folclore canario. No obstante, de un tiempo a esta parte, cobra protagonismo como instrumento solista y participa en otro tipo de músicas como el jazz, la música clásica o incluso el flamenco.
En sus inicios servía de acompañamiento en las “parrandas” con diferentes patrones de rasgueo. En la actualidad, los músicos tocan una mezcla de punteos, arpegios y rasgueos, convirtiendo al timple en un instrumento sofisticado y polivalente. Entre los timplistas más conocidos se encuentran Totoyo Millares, José Antonio Ramos, Domingo Rodríguez “El Colorao” o Benito Cabrera, quienes han contribuido a engrandecer este pequeño instrumento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies