El Folclore Canario: La Música y La Danza

Tal como define el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, la palabra folclore hace alusión al conjunto de creencias, prácticas y costumbres de un pueblo o cultura, incluyendo los bailes, la música, las leyendas, los cuentos, la artesanía, etc.

En lo que se refiere a la música popular canaria, sin entrar en profundidad en su origen por la enorme envergadura que entrañaría esta tarea, se puede afirmar que es la mezcla de la música percusionista aborigen con las aportaciones de portugueses, franceses, genoveses, alemanes, británicos, flamencos y hasta caribeños, pero sobre todo españoles, como queda patente en sus notas, ritmos, y algunas veces hasta en sus nombres (seguidillas, malagueñas,..).  El resultado, una rica gama de cantos: desde las más tristes malagueñas hasta las más alegres isas, pasando por las picantes y socarronas polkas, las cadenciosas folías, las berlinas, las mazurcas y un sin fin de tonalidades más; todos ellos impregnados del carácter del canario y una muestra más de su singularidad e identidad. Cada isla tiene además sus propias variaciones de un mismo aire, e incluso se observan pequeñas diferencias entre pueblos de una misma isla; además un canto que lo identifica (el “vivo” en la isla de El Hierro, el “tanganillo” de Tenerife o el “sirinoque” de La Palma, son algunos ejemplos).

A cada uno de estos cantos les corresponde una danza. Según las crónicas, originalmente había tres tipos de danzas: competitivas (para exhibir las habilidades), rituales (rogativas de lluvia) y festivas, todas ellas con connotaciones muy curiosas. Estas últimas se bailaban en dos filas enfrentadas y los danzantes se acercaban y alejaban, en lo que en términos técnicos se denomina “danza de requerimiento y rechazo”. Este baile, que se denominó “canario”, fue adoptado en España y posteriormente en Europa. El sirinoque palmero mencionado contiene la esencia de esta danza.

Complementan al canto y los bailes, los trajes típicos.  Cada isla tiene una vestimenta típica de hombre y de mujer, distinguiéndose los trajes de las distintas clases sociales. Curiosamente, muestran un notable parecido con los trajes de las islas portuguesas de Madeira y Azores.

Y hablando de música y baile, no se pueden dejar de mencionar los instrumentos típicos que los acompañan: guitarras, bandurrias, laúdes, tambores, panderetas, chácaras y timples.  De ellos, el más representativo es el timple, al parecer derivado de la guitarra barroca. Se trata de una especie de guitarra pequeña, de unos 40 cm, con cuatro o cinco cuerdas y una caja de resonancia similar a la de aquélla. Normalmente es un instrumento de acompañamiento, aunque en los últimos años está adquiriendo una gran relevancia como instrumento solista gracias a las aportaciones de músicos de la talla de Benito Cabrera, Domingo Rodríguez (El Colorao), o José Antonio Ramos, ya fallecido.

Cantos, bailes, trajes y tradiciones en general están experimentando un continuo auge desde la década de 1960, como puede observarse en las cada vez más frecuentadas romerías, bailes de magos y fiestas emblemáticas, como las Fiestas de Mayo de Santa Cruz de Tenerife, la Romería de San Benito, en La Laguna, o La Bajada de la Virgen de Los Reyes en El Hierro. Grupos musicales como los Sabandeños, han traspasado las fronteras del archipiélago, alcanzando reconocimiento internacional y dando a conocer parte de la cultura canaria al mundo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies