Cueva del Viento

En el municipio de Icod de los Vinos, en el Noroeste tinerfeño, se encuentra uno de los mayores tubos volcánicos del mundo. Con sus más de 17 Km. de desarrollo, compone una gigantesca red laberíntica de pasajes subterráneos de un extraordinario valor geomorfológico. Los restos hallados en su interior demuestran que la cavidad era ya conocida por los guanches, los aborígenes canarios.

¿Qué es un tubo volcánico?

Un tubo volcánico es una cavidad que se forma en el interior de coladas lávicas, generalmente coladas basálticas fluidas tipo “pahoehoe”. Mientras la lava avanza, sus márgenes se enfrían a mayor velocidad, de manera que la superficie de la colada se solidifica mientras la corriente de lava sigue fluyendo en su interior, hasta que finalmente cesa la emisión de lava, desapareciendo el flujo y quedando formado así el tubo volcánico. La Cueva del Viento tiene su origen en coladas de lava procedentes de procesos eruptivos de Las Cañadas del Teide y su nombre alude a las fuertes corrientes de aire que se producen en su interior.

Geomorfología

Desde el punto de vista geomorfológico destaca que se encuentra dispuesta en tres niveles superpuestos, producto de sucesivas etapas eruptivas, así como la amplia variedad de estructuras de origen primario tales como estalactitas de lava, cascadas lávicas, terrazas laterales y lagos de lava, entre otras, así como concreciones exógenas de diferente composición.

Biología

La mayor riqueza desde el punto de vista biológico de la cueva es su fauna subterránea, que constituye una fuente constante de nuevos hallazgos. Dadas las particulares condiciones de una cueva (humedad, falta de luz, escaso alimento), las posibilidades de supervivencia de una especie pasan por su capacidad de adaptación, sufriendo importantes cambios tales como decoloraciones corpóreas o ausencia de ojos. La cueva supone también un importante yacimiento paleontológico, habiéndose hallado en su interior huesos subfósiles de vertebrados ya extintos como la rata y el lagarto gigantes (Canariomys Bravoi y Gallotia Goliat), y otros restos óseos de especies ya desaparecidas en Tenerife, como la graja y la hubara.

En cuanto a la vegetación se presenta en tres sectores: zona externa, con plantas vasculares y algunos helechos y líquenes; zona de entrada, que comienza justo donde la lluvia no llega directamente pero sí recibe la luz, donde se encuentran fundamentalmente musgos y líquenes; y zona de transición, sometida a la luz indirecta, donde se han encontrado cianobacterias y líquenes.

La visita

Actualmente la única forma de visitar la cueva es a través de una excursión guiada, previa reserva y pago, y cuya principal ventaja es la de obtener una información mucho más completa. El tramo visitable es rico en fenómenos geomorfológicos de caprichosas formas, lo que constituye uno de los grandes atractivos de la excursión. Dentro de la cueva no existe iluminación artificial, por lo que el recorrido interior se realiza equipado con un casco con luz eléctrica.

Cómo llegar:

Se accede por la autopista del Norte TF-5 dirección Icod de Los Vinos. Una vez en el municipio resulta sencillo de encontrar gracias a los numerosos carteles indicativos que se encuentran en el camino.

Esta página también está disponible en: Inglés, Alemán

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR