Cielos de Canarias

Canarias, debido a su localización geográfica, su climatología, altitud y a la transparencia de sus cielos, es un destino idóneo para disfrutar de la astronomía. Estas condiciones han propiciado la construcción de dos  de los observatorios más importantes no sólo de Europa sino de todo el mundo: el observatorio del Teide, situado en la isla de Tenerife y el observatorio del Roque de los Muchachos en la isla de La Palma.

Ambos forman parte del Instituto de Astrofísica de Canarias y se encuentran adscritos a un consorcio público integrado por la Administración Pública del Estado, el Gobierno de Canarias, la Universidad de La Laguna y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, pero además cuentan con el apoyo y los medios proporcionados por más de 60 instituciones de más de 19 países.

Para sostener estas idílicas condiciones para la observación astronómica, se ha aprobado la ley para la Protección de la Calidad Astronómica de los Observatorios del IAC, también conocida como “Ley de Cielo”, que afecta a las islas de La Palma y Tenerife. Dicha ley tiene como propósito evitar la contaminación lumínica, atmosférica y radioeléctrica, así como la provocada por el tránsito de aeronaves.

El observatorio del Teide cuenta con varios telescopios de gran prestigio, fue inaugurado en 1985 y se encuentra ubicado en Izaña, a casi 2.400 metros de altura, hecho necesario no sólo en la medida en que a mayor altitud mejores son las condiciones para la observación astronómica sino también para eludir el característico “mar de nubes ” de Canarias.  Este observatorio se  dedica esencialmente al estudio del Sol (aunque también se le ha dado otros usos), lo que ha permitido a los astrónomos profundizar en los conocimientos del “Astro Rey”, analizando la composición de su atmósfera, su campo magnético, las eyecciones de masa coronal, etc.

Se permite que el público pueda acceder a este observatorio a través de visitas guiadas en grupos de alrededor de 40 personas, y son ofertadas tanto a particulares como a colectivos especiales, tales como escuelas, centros sociales y educativos, etc. Las mismas tienen una duración de alrededor  de 80 minutos y pueden efectuarse durante todo el año siempre que las condiciones climatológicas así lo permitan. Una oportunidad de acercarse al funcionamiento del cosmos, al uso de los telescopios y la observación astronómica. Particularmente, a los astrónomos se les ofrece la posibilidad, previa reserva, de utilizar los telescopios permitidos y hospedarse en las instalaciones del observatorio, así como de contratar los menús de almuerzo y cena previstos a tal efecto, para así gozar al máximo de la experiencia.

Es importante tener en cuenta que las visitas pueden realizarse únicamente de día, que los menores de edad deben ir acompañados de un adulto, que la edad mínima con la que se permite el acceso es a partir de 12 años y que el observatorio no cuenta con centro médico (estando el más cercano a más de una hora de distancia). Esto último tiene relevancia en la medida que el observatorio se encuentra a gran altitud, lo cual puede generar ciertos trastornos en el organismo.

Al hacerse mención del  Observatorio del Teide es ineludible hacer referencia al telescopio solar “Gregor”, inaugurado en 2012 y el mayor de Europa de este tipo. Bajo un coste inicial de casi 13 millones de euros (asumido en gran parte por un consorcio alemán), cuenta con una apertura de 1.5 metros y tiene por función principal medir con gran precisión el campo magnético, el movimiento del gas en la fotosfera y cromosfera del Sol.  También permite ampliar el conocimiento sobre los procesos físicos que acontecen en las estrellas y los efectos de la radiación solar en el resto de cuerpos y en las redes de energía del planeta. El diseño de este telescopio supuso una revolución en cuento a su estructura, ya que a diferencia del resto de telescopios solares de la época, su cúpula fue sustituida por un techo retráctil que se abre para que circule el viento y evitar el sobrecalentamiento de los espejos y estructura.

Otro dato interesante del Observatorio del Teide es el Telescopio Abierto Divulgación (TAD), un conjunto de telescopios que pueden ser utilizados mediante el uso de Internet, a través de un navegador web.

Desde luego, y al margen de acudir este observatorio, también se puede disfrutar de los cielos de Canarias realizando algunas de las múltiples excursiones guiadas ofertadas para observar los cielos y las estrellas. Y por supuesto, en cualquier lugar alejado de los pueblos, ciudades y de la contaminación lumínica, merece la pena alzar la cabeza o enfocar los telescopios para deleitarse con los magníficos cielos de Canarias.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies