Adeje

Adeje es un municipio situado al suroeste de Tenerife, abrigado de los vientos alisios que entran por el Norte, que goza de un clima excepcional, cálido y soleado prácticamente durante todo el año. Alrededor de sus muchas y variadas playas se ha desarrollado una infraestructura hotelera de lujo que ha sabido aprovechar el buen clima y la naturaleza para ofertar toda clase de actividades: golf, senderismo, submarinismo, avistamiento de cetáceos, etc. Completan el abanico de posibilidades centros comerciales, salas de conciertos, de arte, congresos y conferencias, todo lo cual atrae a un turismo muy diverso que encuentra en Adeje todo lo necesario para pasar unos estupendos días de vacaciones.
Patrimonio cultural
El municipio ha tenido siempre gran relevancia en la historia de la Tenerife, lo cual se refleja en el importante legado arquitectónico de su capital, Adeje, donde aún se conservan edificios religiosos de los siglos XVI y XVII; entre ellos destacan el Convento de San Francisco y la Iglesia de Santa Úrsula. Pero también es interesante apreciar la arquitectura tradicional en el recorrido por los pueblos y pequeños núcleos de las medianías, como Tijoco o Taucho. Los pequeños pueblos pesqueros de la costa constituyen también un atractivo turístico, en los que no falta una oferta gastronómica rica y variada.
Las playas
Las playas más conocidas y mejor preparadas son la Playa del Duque, la Playa Fañabé y la Playa de Torviscas, entre otras. Pero también hay pequeñas calas con gran encanto en las que se disfruta de una gran tranquilidad, como la Playa de Diego Hernández, a la que se llega tras recorrer un sendero costero. Para visitar esta playa se recomienda consultar el horario de las mareas, ya que en marea alta el agua puede llegar hasta las rocas y dificultar la salida.
El paisaje
Uno de los valores más importantes del municipio de Adeje es su naturaleza. Al estar situado en uno de los Macizos más antiguos de la Isla, junto a los de Anaga y Teno, Adeje presenta un relieve muy erosionado en el que los majestuosos roques (como el de Abinque o el del Conde) alternan con profundos barrancos y suaves rampas. La intensa erosión ha dado lugar también a la formación de una franja litoral de suave pendiente y casi tres km de ancho en la que, gracias a la abundancia de agua de los nacientes y al buen clima, se desarrolla la actividad agrícola, sobre todo la agricultura de exportación (plátanos, tomates y frutas tropicales). Todo ello conforma un hermoso paisaje que merece la pena ver.

Para más información recomendamos visitar la página web http://www.adeje.es/

Esta página también está disponible en: Inglés, Alemán

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR